Día 1: Escudo

La marca Escudo está comprometida con diversas comunidades indígenas, trabaja de la mano de artesanos peruanos; los mismos que fabrican telas, realizan bordados y otros trabajos, bajo la atenta supervisión del equipo liderado por Chiara Macchiavello.

El motivo que impulsa a esta marca es rescatar, revalorar y perpetuar técnicas ancestrales; sin lugar a dudas, un trabajo digno de encomio.

En esta ocasión presentaron una colección inspirada en la cultura Moche; adornos y joyas alusivas a esta cultura se vieron en la pasarela.

Evidentemente pensada para un público joven, Escudo viene siguiendo una línea que tiene como resultado prendas de mucho valor, tanto en la calidad de telas, como en la confección. Debido a ello, se hicieron acreedores, en esta oportunidad, al premio que otorgó la fábrica de telas Barrington al mejor trabajo en sastrería.

Escudo propuso un estilo de vestir relajado, urbano y moderno, para las personas que aman, ante todo, la comodidad. Túnicas y prendas holgadas fueron la línea recurrente.


Sin embargo, pienso que, en su afán por crear piezas que puedan ser fácilmente vendidas, cayeron en un abismo de monotonía, ya que si le quitamos toda la parafernalia a la que recurrieron –como ponchos, mantas, joyas y bolsos– solo queda una exhibición de túnicas y vestidos de mujer, polos, pantalones y chompas de varón, que difícilmente podría yo, o cualquiera de ustedes, identificar específicamente como prendas de la marca Escudo.
Básicos casi totales.
La calidad es indiscutible; sin embargo, aunque la propuesta es una colección “effortless chic”, no consiguen definir bien el sello distintivo de la marca, que se percibe todavía un poco sosa.
Es indiscutible la pobre construcción del concepto, ya que la temática “Moche” brinda un mundo de posibilidades con las que debieron de jugar para dar a luz una colección rica y con una esencia bien definida.
La sociedad moche fue extraordinaria y compleja; para entenderla hace falta un análisis profundo de su cosmovisión, que es, sin lugar a dudas, completamente diferente de la nuestra.

Solo para dejar clara mi postura, puedo mencionar que es necesario saber de qué manera comprendían los Moche el género, el espacio y el tiempo. Solo de esa forma podríamos tener una comprensión más precisa de su excepcional universo.

Jürgen Golte explica, en su libro Moche. Cosmología y Sociedad, que para ellos existía, entre otras cosas, la categoría del mundo de arriba (Hanan Pacha) y la categoría del mundo de abajo (Hurin Pacha). Ambas, al encontrarse en un espacio determinado de la superficie terrestre, provocaban la reproducción del mundo, ó sea las existencias.
Cada uno de estos mundos se subdividía, a su vez, en una parte femenina y otra masculina. El mundo de arriba-diurno, se oponía al mundo de arriba-nocturno.

El mundo de arriba-diurno estaba asociado con la época seca (Huchuy), el mundo de arriba-nocturno estaba asociado con la época húmeda (Pocoy). El mundo de abajo era, por una parte, terrestre, y por otra, estaba asociado con el ámbito acuático del mar. De esta forma, cada parte se subdividía nuevamente en mitades complementarias.

En la superficie terrestre, el oriente se asoció con lo masculino, ya que allí nace el sol, mientras que el occidente, que para ellos era el Océano Pacifico, se asociaba con lo femenino, con la noche, con la muerte y, en última instancia, con el mundo de abajo.
Dicotomías, polos opuestos, rituales e innumerables objetos sagrados, entre muchos conceptos más, conformaban el rico universo moche y por ende su cosmovisión, arte e iconografía.



En una conversación telefónica, le consulté a Chiara Macchiavello en qué aspecto de la cultura Moche se inspiraron esencialmente, y me dijo que habían tomado como referencia los colores del desierto; una explicación que definitivamente no me satisface.

Tenemos entonces una colección cuyas prendas son de indiscutible calidad, aunque inmensamente predecibles y nada sorprendentes. El factor WOW brilló por su ausencia, mientras que el pobre trabajo de investigación se lució por todo lo alto. Fue una exhibición en la cual, en mi opinión, los ornamentos y accesorios acabaron por poner delante de los ojos una colección tirada de los pelos pero que, sin lugar a dudas, será vendida, ya que lamentablemente muchos de los clientes de esta –y otras– marcas no se caracterizan, al parecer, por sus conocimientos ni por su exquisitez. Quizás adquieran las prendas con la mera intención de “apantallar” de la misma forma en que ellos son “apantallados”. Se tenga buena o mala intención, se hagan las cosas de forma intencionada o no, finalmente es esto lo que sencilla, clara y de forma contundente, la marca Escudo es.

                 Las fotografías ha sido tomadas de la página de Facebook de la Marca Escudo, asi como de la página de sociales Lima Social Diary

Post Author: Alexander Congonha

10 Replies to “La visión Moche de Escudo”

  1. Alexander sería interesante ver un post con los errores más comunes que tiene el sector peruano masculino al vestir, además de ver propuestas resolutivas de estos fallos. Saludos.

  2. No entiendo como se mandan a relacionarlo con la cultura Moche sin tener absolutamente ningún respaldo. Nuestra élite fachon es tan mediocre que los diseñadores se salen con la suya de esta manera? Supongo que basta con sentarse en primera fila en un desfile cualquiera para ya consagrarte y no buscar nada más.

  3. Que alegría es poder encontrar un blog donde las criticas sobre moda son realmente criticas con fundamentos fuertes, con una investigación previa y una explicación y critica del concepto que es la raíz de todo diseño. Llevo un mes siguiendo tu blog, en un principio por lo divertidas que son tus criticas a las blgguers de "moda". Pero con este post simplemente me atrapaste, no solo explicaste a fondo la colección y la marca, sino también nos contaste un poco mas, fuiste mas allá. Nos diste una idea de lo que pudo haber sido y no fue. Utilizaste el factor WOW al contarnos un poco sobre la cultura moche. Me dejaste con ganas de leer la critica de la siguiente colección.

  4. Definitivamente con este post dejaste sobre la mesa lo que a todos los criticados quisiste hacer ver desde hacía tiempo. Somos un país que tiene mucho pata dar… galardonado y reconocido por nuestra tradición,constumbres e historia. PORQUE NO NOS ESFORZAMOS Y PRESENTAMOS UNA MARCA ADECUADA QUE REPRESENTE LA ESENCIA PERUANA "COMO SE DEBE PARA EL MUNDO"…no juguemos al diseñador!!!….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

Fatima Gonzalez

A principios del año pasado, asistí invitado por un amigo,

Yma Sumac y el outfit de los Diablos de Ichocan

La admiración que siento por Yma Sumac es inmensa. Quizás

Entrevista a Jack Abugattas: La gente de la moda en Lima es fingida.

Querido entre todos, Jack Abugattás Simons, es uno de los

Miembro de la Liga para la defensa de Internet