Silvia Paredes, ganadora del concurso “Jóvenes Creadores al Mundo”; llegó a los 22 años a Lima, persiguiendo un sueño.

Empezó a estudiar diseño de modas en Huancayo, a los 17 años, en un instituto de aquella ciudad.

Actualmente es alumna de la carrera de Diseño de Modas en el Centro de Altos Estudios de la Moda (Ceam) y se perfila como una gran promesa del diseño de modas en nuestro país.


Me reuní con ella hace unos días en las instalaciones del Ceam. La tarde nublada, los pasillos inundados con los murmullos interminables de los entusiastas alumnos que dibujan, trazan, cortan, cosen.

Me ha entusiasmado hacer esta entrevista desde que vi aparecer su colección en la pasarela. Publiqué sobre ella en la página de Facebook: ésta es la colección que debe ganar. Así lo dije y así fue.

Mientras la espero, medito en las formas, en los colores, en los motivos que estoy por descubrir.

Mientras me alisto, una nueva miembro del equipo PUF hace su trabajo: Niki Zuñiga me fotografía ávidamente.




De pronto, se abre la puerta del ascensor y aparece Silvia frente a mí. Sencilla, natural, sin pretensiones, como fueron quizás alguna vez muchos diseñadores antes de despegar los pies de la tierra.

Se había presentado antes ya dos veces al concurso, pero la tercera vez fue la vencida.

Siendo esta la tercera vez que te presentas al concurso, ¿cómo te sentiste al intentarlo dos veces y no lograrlo?

Me sentía contenta de igual forma, en cada oportunidad la gente se acercaba a felicitarme, me decían cuánto les gustaba mi trabajo.

Todos vamos a un concurso a ganar y siempre quedaba un poco de desazón, pero en contraste, las palabras de admiración y reconocimiento a la calidad de mi trabajo me empujaron hacia delante. Al final de cada concurso me detuve a analizar lo que le había faltado a mi trabajo y de este modo fui perfeccionándolo.

Cuéntame de las propuestas que presentaste previamente…

La primera colección se llamó Bajo la luz del atardecer,  que estuvo inspirada en los atardeceres de la Sierra, los colores y sombras que se ven cuando el sol cae sobre los campos de cultivo.

La segunda fue Esencia, inspirada en la trilogía andina: el mundo de arriba, el mundo terrenal y el mundo de abajo.


¿Cuáles crees que son los factores que te han convertido en la ganadora del concurso esta vez?

Ahora conozco el manejo de la fibra. Para trabajarla hay que saber mucho sobre volumen, caída, mezcla de colores e incluso cómo se va a manejar la prenda después.

Muchas veces te imaginas cosas al momento de diseñar, pero finalmente resulta que la prenda no es funcional.

Por otro lado veo que muchos diseñadores en su afán por representar nuestra esencia, terminan diseñando prendas demasiado étnicas y pienso que es importante encontrar equilibrio.

Siento que he encontrado ese equilibrio entre una tendencia global, con cortes modernos  y sofisticados, sin dejar de resaltar nuestros tejidos e iconografía.


Doce meses, un fino poema es el nombre de tu colección. ¿Cómo te decidiste a homenajear la cultura y el arte de los Taquile?

Hace un tiempo, mi tío me regalo un libro sobre esta isla. Al leerlo quedé cautivada por la cultura del lugar.

La faja calendario, o Chumpi, es un delicado accesorio en el cual ellos a través del tejido cuentan su historia, revelan su alma.

A través de mi colección revelo la gran admiración que hay dentro de mí por esta peculiar y fina tradición.

El tema del tejido es muy importante en la sociedad Taquile. A través de él incluso subes de rango y son formados para eso desde pequeños. Para formar una familia, o incluso para tener un cargo en la sociedad, deben dominar el tejido.

Dinos más sobre la faja calendario, los Taquile y como influenciaron tu creación…

Debo resaltar que he llevado a cabo un proceso de investigación muy profundo. Me he cerciorado de no estar cayendo en repetición, no quería hacer una colección que alguien más hubiese hecho antes.

Tampoco quise caer en el facilísimo de simplemente repetir elementos del vestuario Taquile como sombreros, sin darle mi interpretación personal. He fragmentado la simbología.

El primer outfit se llama Intika, que fue el anterior nombre de la isla y representa la parte sensible y transparente de su identidad.

Mes por mes trabajé los colores. Por ejemplo, para ellos el mes de enero es el tiempo de cosecha y se sienten contentos.

El mes de septiembre es el mes de los matrimonios y es motivo de alegría. Ellos agradecen lo que les da la tierra, festejan; son vivencias muy bonitas.

El último outfit es negro y se llama Tradición, porque es básicamente la profundización de todo el contexto de la colección. Por eso lleva la faja tejida colgada y cierro con sombreros, porque es la prenda que más usan en sus festividades, como el carnaval.


¿De qué manera sientes que haber estudiado en Ceam ha contribuido a tu éxito?

Cuando vine a Lima, Ceam fue siempre mi primera alternativa. Una amiga diseñadora me incentivó a inscribirme y he aprendido mucho.

No solo he desarrollado mis habilidades de costura, sino que he aprendido a desarrollar un concepto y plasmar de manera exitosa una colección.

He aprendido que una colección no es solo las prendas, sino que todo influye, desde el primer dibujo, hasta la forma en que finalmente la presentas al público.

Después de conversar, Silvia me permitió observar con detenimiento las prendas de su colección. Me contó el porqué del nombre de otro de sus outfits: Seoc, la flor de los seis pétalos que divide a Taquile en seis sectores, representa el ciclo agrícola y la rotación de cultivos, es el símbolo del mes de octubre y de la temporada de la siembra de la oca y la papa; y marca asimismo el inicio de la preparación para recibir otro buen año por parte de los alegres y agradecidos pobladores de Taquile. Sin lugar a dudas una gran fuente de inspiración y orgullo nacional.


Nos despedimos con un abrazo. Me fui, muy contento, a tomar un café en el Hotel Marriot, satisfecho, sorprendido y con una sonrisa de rato en rato al recordar cuán gratamente me ha sorprendido esta chica, que  llegará sin dudas a ser una gran diseñadora.

Allí me tomé unas fotos, para poder mostrarles mi nuevo outfit, otro gran trabajo en alpaca que pertenece a la última colección de la diseñadora Alessandra Petersen, realizada por Anntarah. Después de todo, momentos que no se repiten merecen, por lo menos, el estreno de un outfit que en serio me guste. Que la fuerza del estilo y la moda esté con todos nosotros.




                                                                     Fotografía: Niki Zuñiga Cel: 944645331 / 986499465

Post Author: Alexander Congonha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

Fatima Gonzalez

A principios del año pasado, asistí invitado por un amigo,

Yma Sumac y el outfit de los Diablos de Ichocan

La admiración que siento por Yma Sumac es inmensa. Quizás

Entrevista a Jack Abugattas: La gente de la moda en Lima es fingida.

Querido entre todos, Jack Abugattás Simons, es uno de los

Miembro de la Liga para la defensa de Internet