Con esta pregunta en mente enciende tu televisor y observa qué programas se transmiten en horario estelar.
O ve a la esquina y compra un ejemplar de cualquiera de los periódicos más leídos, o sea de los más baratos.
De esta manera podrás conocer la respuesta a la pregunta arriba formulada, puesto que los medios ofrecen lo que el público compra. Pero no le echemos la culpa al público, que en realidad es sólo una víctima. Víctima de la manipulación mediática, fenómeno que ya explicó en su momento el famoso filósofo Noam Chomsky.
Hay quienes están interesados únicamente en promover una conciencia colectiva, anulando a cualquier costo la individualidad. La más grande estrategia de los gobiernos es controlar lo que la gente piensa, puesto que si lo consiguen logran también controlar su forma de actuar. El objetivo es marginar al público, mantenerlo apartado; a pesar de que no vivimos en la época medieval, aún existen tiranos en el poder, gente que vive en «castillos», y la única forma que tienen de mantener al pueblo alejado de sus intereses es tenerlo sumergido en la apatía y el conformismo.
«El público en general es visto no más que como excluidos ignorantes que interfieren, como ganado desorientado», dijo Chomsky.
Sentado en un chifa, tomando una sopa, estoy condenado a ver “Esto es Guerra”, junto al resto de comensales, o diré, tal vez, de zombis.
Tengo entendido que las gincanasse realizan de vez en cuando como actividades de esparcimiento en algunas instituciones, como las escuelas por ejemplo.
¿Se han puesto a pensar que sucedería si fuera al revés, es decir, gincana todo el tiempo y dos días al año de un poco de cultura? Pues nos crecerían orejas de burro, como le ocurrió a Pinocho cuando se dedico sólo a jugar en el país de los juguetes.
Esto es lo que está ocurriendo a muchos peruanos que viven sumergidos en el mundo de la deplorable programación televisiva de nuestro país.
Sentados como zombis frente al televisor de la cocina debaten temas trascendentales; quién será el eliminado de la noche, discuten los amigos, surgen amistades y rivalidades, lo he visto, depende de qué equipo seas hincha, del equipo de burros o del de acémilas.
Aquí no importa si sube o baja el dólar, cuáles son las decisiones que toman los ministros, si eres de izquierda o de derecha, demócrata o republicano: eso dejémoslo a las personas de los países desarrollados. ¡Total, si podemos seguir sólo envidiándolos! Como la zorra frente a las uvas, decir: “¡Bah! No están maduras”. Aquí se trata sólo de burros o acémilas: he ahí el dilema.
Esos pobres individuos (los concursantes de los programas aludidos), confinados a ser sólo marionetas –ni siquiera bufones porque no entretienen a un rey sino al vulgo– me dejan con la siguiente pregunta en mente: ¿Tendrán algún talento? Quizás, pero al igual que muchos otros, se han visto forzados a adoptar la pose de tarados para gozar de la simpatía del público.
¿Y los conductores? Johanna San Miguel, Sofía Franco y Mathias Brivio, por ejemplo, se han convertido en los promotores y en los rostros símbolo de la mediocridad nacional. Han vendido su alma por unas monedas de plata, como Judas. ¡Qué postura tan barata!
Por otro lado, ¿se han detenido a pensar en el nocivo mensaje subliminal que transmiten los programas más influyentes del país?
En una nación en la que el 47% de la población es mestiza y el 30% es indígena, colocamos en un pedestal a un grupo que representa solamente el 15%. Ridículo en realidad, no tiene ningún sentido.
Y no me digan que Erick Elera representa al 70 % de la población. ¿Donde están los Quispe, que según la Reniec es el apellido que más abunda en el país? Conozco a gente con ese apellido que no tiene nada que envidiarle a Nicola Porcella o Melissa Loza, a quien se tiene el atrevimiento de llamar «diosa». ¡Ja, cómo se nota que nunca han estado en el cielo!
¿Cuáles son tus estándares? No debemos admitir que nos impongan modelos equivocados, que lo único que hacen es conseguir que muchos peruanos se sientan avergonzados de su apariencia y de sus orígenes.
Miren la foto de arriba. Para muestra un botón. Dos personas disfrazadas de indígenas, como si ser indígena fuera igual que ser un payaso.
¿Y qué me dicen del festival de calatas en los periódicos? Lo mismo en la televisión. No me sorprende entonces que la gente actúe influenciada por lo que ve. Así, por ejemplo, muchas chicas quieren verse como cantantes de cumbia y terminan por parecerse a chorizos en su funda, dentro de esos apretados vestidos, sólo que sin la liposucción y los implantes de aquellas.
Tanta manipulación ha conseguido que muchas olviden lo que es ser una dama y muchos olviden lo que es ser un caballero.
Quisiera que estas líneas sirvan de inspiración y reflexión en estos días de fiesta nacional.
Además de ser una página critica, mi objetivo es el de ser una herramienta para ayudar a aquellas personas que están en la incesante búsqueda de su estilo personal. ¿Y cómo lo encontrarán? No es una tarea sencilla y, además, no termina nunca, porque nuestro estilo debe evolucionar junto con nosotros, es una búsqueda constante, un proceso de autodescubrimiento.
De modo que para empezar los interesados deben dejar de imitar, ser auténticos.
Aprendan a diferenciar lo que les llama la atención de lo que les gusta en realidad y lo que de verdad les favorece. Si les gusta verse como una cumbiambera, ¡pues bien! Pero si quieren ser verdaderas damas, el camino es otro.
Créanme, no hace falta mostrarlo todo para lucir sexy o elegante. Todo lo contrario, dejen de cometer exceso tras exceso; a veces voy a las discotecas y tengo la impresión de que las trabajadoras sexuales paradas afuera, en las esquinas, van más cubiertas que algunas de las que están dentro.
Ustedes chicas: ¿creen que no pueden competir con ellas? Quizás por la noche, pero, después de todo, un hombre solo piensa en algo cuando ve a una mujer vestida así: sexo.
Y si alguno las deja por ir detrás de una «rufla»,  pues digan “next” y les aseguro, si ustedes se valoran, que aparecerá un caballero en el debido momento.
Dejen de seguir modelos equivocados. Todos somos hermosos de una forma individual, tanto si eres delgada o gorda, blanca o morena, alta o baja. Cada quien tiene que aprender a explotar sus cualidades y a vivir con sus falencias. Sólo así conseguirán verse y sentirse realmente bien, sin ilusiones ni mentiras.
Los manipuladores mediáticos atacan nuestra autoestima sin piedad, no lo permitan.
Y las páginas de moda no se quedan atrás. Con la avalancha de fotos de ropa de marca, nos hacen creer que sólo el que tiene dinero puede verse bien, y eso es falso.
Es verdad que hay cosas costosas que se siente rico tener, pero no es la única forma.
Estuve analizando mi guardarropa, que es bastante completo, y me di cuenta de que lo que más uso son mis botines de 50 soles, que compré en una galería mayorista, y una medias súper acolchadas que, con un poco de imaginación, convertí en una extensión con estilo de mis botines, y los amo, porque hace mucho frio y se siente muy bien personalizar las cosas, darles un toque especial, saber que no fueron copiadas. Sean espontáneos, pero mesurados.
Hay un video que se realizó para la “Marca Perú”, que me gusta mucho, donde al final se dice: Celebremos que somos representantes de ritmos que nos hacen únicos. Sé que existen no solamente ritmos que nos hacen únicos, cada uno de nosotros es único, como un tesoro escondido que es nuestra obligación desenterrar y exhibir.
Por eso, y para terminar, les ánimo a levantar los pañuelos, desempolvar las ojotas, lucir orgullosos un poncho, sea de lona o de alpaca. Sintamos la frescura y la enorme satisfacción de ser auténticos, de ser quienes queremos ser y no lo que, sin darnos cuenta, nos ha sido impuesto.
Estas fiestas patrias tomemos un tiempo para reflexionar, celebramos la independencia, pero tengamos cuidado, porque se puede ser esclavo de muchas maneras.
¡Qué viva la libertad de nuestras mentes, de nuestro espíritu y que eso se pueda ver reflejado en nuestro estilo personal!
¡Felices Fiestas Patrias!

 

Post Author: Alexander Congonha

9 Replies to “¿A quién admiran los peruanos?”

  1. Maravilloso !! No sabes cuanto me gustaría que por lo menos el 50% de la población peruana se diera el tiempo para leerlo y comprender la mediocridad en la que sin querer nos dejamos envolver.

  2. "Tanta manipulación ha conseguido que muchas olviden lo que es ser una dama y muchos olviden lo que es ser un caballero". Ni que decir la fulana que tiene el atrevimiento de llamarse "diosa" uf! ¡que asco de mujercita! conozco mujeres que si tienen la facultad de llamarse así pero no lo hacen, (que realmente rinden culto a las diosas) que con una palabra las harían añicos. Actores baratos que apuesto ni una obra de Shakespeare se han leído (que es lo más común leerse en esos casos) ¡háblales de cultura! De Goethe, de Honoré de Balzac. O sin ir muy lejos algo de su tierra como un César Vallejo, Ricardo Palma, o el insigne Inca Garcilaso de La Vega (que por cierto, tuve el gran honor de visitar la que fué su casa en Cusco y eso me inspiró leer los comentarios reales de los incas, es todo un deleite cargado de emociones). como dice el dicho: "un pueblo que no conoce (u olvida) su historia está condenado al desastre". Este me parece un excelente artículo pero lamentablemente no servirá de reflexión para ellos, para esos espectadores zombies, ¡es necesario unir más de éstos pensamientos, muchos y sólo así, quizás nos escuchen!, lo único que serviría es que saquen esos programuchos mediocres del aire pero sabemos que a conveniencia de los que mueven al publico que los ve y a esos actorcillos baratos, sacados de un cirujano o de una caja de cereal, jamás lo sacarán del aire. Porque la ignorancia es un monstruo impalpable que devora todo a su paso, o como dijo Confucio: "La ignorancia es la noche de la mente: pero una noche sin luna y sin estrellas".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

Comer y Soñar

Tengo 33 años, soy soltero, vivo solo y jamás pensé

¿Puede el terrorismo ser fuente de inspiración?

Hablar de terrorismo es difícil pero también necesario, no solo

¿Quiénes son las mujeres mas elegantes de Perú?

  Estoy seguro de que muchas mujeres matarían por estar

Miembro de la Liga para la defensa de Internet